domingo, 24 de marzo de 2013

19. LOGROÑO PARROQUIA DE CASCAJOS



Dios está con nosotros. Dios está de nuestra parte. Durante siglos Dios fue el árbitro de la belleza: bello era aquello que agradaba a los ojos de Dios y sus casas eran tenidas por patrón de belleza. La fealdad, mientras tanto, era considerada una categoría diabólica. Pero a la vista de la nueva parroquia de Cascajos en Logroño, Dios ha cambiado de bando y ha abrazado nuestra causa. Si ha aceptado morar en esta casa, tras esa verja y anunciado con el rótulo que muestra la foto (17mr2013), nuestra tendencia es la divina. Es decir, la correcta.